,

Dialogando con egresadxs – Lic. en Composición Musical Santiago Velarde

Con música en mas de 30 proyectos audiovisuales, Santiago Velarde, egresado de la Lic. en Composión Musical con Orientación en Música Popular, ha acumulado vasta experiencia en composición, orquestación, producción, edición, mezcla y diseño de sonido para cine y medios audiovisuales. Realizó un posgrado en Film Scoring en UCLA (Los Ángeles, California), donde estudio bajo la tutela de profesionales como Jon Kull, Carl Johnson, Fletcher Beasley, Damon Tedesco, Charles Bernstein, Pete Anthony, entre otros.

Desde el área de comunicación del IAPCH dialogamos con él para que nos cuente cómo influyó su formación en su trayectoria profesional.

¿Nos contarías porqué razón decidiste estudiar en la UNVM?

Yo soy de Perú, y en el año 2009 decidí venirme a Villa María porque en ese momento la UNVM ofrecía la única carrera  de Lic. en Composición Musical con Orientación a la Música Popular en Latinoamérica.

En Perú abrió al año siguiente pero el de la UNVM ya tenía tiempo. Si bien me ofrecieron volver dije que no porque me guastaba mucho la infraestructura y la ideología de la carrera.

¿Cómo surgió en vos el gusto por la música?

Siempre me interesó la música, recuerdo que con 7 años encontré un pianito de juguete en mi casa y me puse a tocar, y cuando llegó mi viejo del trabajo a la noche, había sacado de oído la melodía Para Elisa y el Himno Nacional. Me enviaron a tomar clases de pianos por dos años pero me aburrió la profe porque era muy estricta y terminé dejando; pero como mi viejo siempre tocó la guitarra de una u otra manera me sentaba a escucharlo, eso me permitió estar cerca de la música.

En el 2006, último año de mi secundario, agarré la guitarra y me puse a tocar y a los dos meses dije esto es lo que quiero hacer.

¿Qué significa que la UNVM dicte una carrera con orientación en Música Popular?

Bueno, la mayoría de las carreras de composición son más de conservatorio y están orientadas a la música clásica; con respecto a la UNVM en ese entonces era la única que ofrecía orientada al Pop, Rock, Jazz, Folklore, todo ese tipo de géneros musicales.

Yo quería ser instrumentista pero en el Perú no había ninguna carrera de música que se ofreciera en alguna área de especialización, asi que me vine para acá sin saber que era muy bien componer y poco a poco lo fui descubriendo y me fue gustando.

En la actualidad componés música para cine, ¿Cómo se relaciona la música popular con ello?

Bueno, definir la música popular es como el punto de la carrera, hay muchas visiones que dependerán del paradigma en el cual te pares, pero básicamente lo que se consume masivamente hoy en día y se difunde por medios de difusión masivos.

Yo actualmente me dedico en hacer música para cine que es algo para consumo mediático masivo y la música es parte de eso; entonces desde la forma de pensarlo si es música popular y desde la parte de composición, creo que cerca del 50% de lo que implica hacer música para el cine es tecnología. Te diría que es casi tan importante como saber componer, saber orquestar, tocar, es saber tocar la tecnología y acá en la UNVM tuvimos acceso a un estudio con muy buenos profesores de producción y eso me ayudó mucho a poder empezar a lidiar lo que es la tecnología.

¿Qué tan importante fue la formación académica que has recibido en la UNVM?

La base formativa me parece muy buena, y esta semana que he estado acá [en Villa María] le estuve diciendo a todo el mundo que yo me sentí preparadísimo en Los Ángeles, en comparación de gente que venía de universidades privadas. Me sentía muy preparado para aprender, de hecho me fue muy bien en el curso y algunos de los profes me estuvieron recomendando para trabajos.

Creo que la base de orquestación y de tecnología principalmente estuvieron muy buenas y volviendo un poco a lo que decía de la música popular es interesante que en la música para cine se mezclan la música popular y la clásica porque tenés que componer para orquesta y además haber sintetizado guitarra, percusión, en fin, lo que necesite la película.

¿Hubo alguna materia en particular que motivó tu inclinación hacia la música para cine?

Si, como te dije quería ser instrumentista y cuando vine acá la materia que me empezó a jalar el interés para otro lado fue el de Producción de Tecnología. En ese momento dije bueno, capaz quiero ser productor o ingeniero de grabación; después empecé orquestación y dije “quiero ser orquestador”, y poco a poco fui aprendiendo y mejorando lo que fue composición.

Otro momento que me permitió pensar sobre mi formación fue cuando un compañero de la UNVM  me dijo si quería musicalizar un cortometraje; esta actividad se dio en el marco de los concursos de Diseño Filma y era algo que nunca había realizado y luego de hacerlo me encantó, en ese momento supe que quería hacer música para cine.
[Diseño Filma es un evento que consiste en una maratón de rodaje y posproducción de 24 horas en las que los participantes deben grabar y editar un cortometraje de entre 4:00 y 5:30 minutos de duración.]

Como tramo formativo, la universidad nos ofrece de hacer optativas libres, por lo que decidí cursar tres materias de la  Licenciatura en Diseño y Producción Audiovisual: Guión II, Semiótica Audiovisual y  Diseño y Producción Audiovisual IV. Particularmente la materia de semiótica me ayudó a ver como la música puede narrar una película y ser parte de la historia. Creo que por más que haya estudiado composición esta materia es la que más me marcó y ayudo.

Te recibiste y qué fue de tu vida

Bueno me recibí y apliqué a muchas universidades para hacer el posgrado en música para cine y me terminé decidiendo por la Universidad de California en Los Ángeles UCLA. Me fui a estudiar, me recibí y estando allá tuve la oportunidad de musicalizar seis o siete cortos.
Mientras tanto continué trabajando con la gente de Otro Plan Films de acá, en Villa María, musicalizando sus cortos y entrando a festivales con ellos.

Actualmente estoy terminando mi primer largometraje, y trabajo en una empresa de software de música de inteligencia artificial e instrumentos virtuales.

¿Has tenido la posibilidad de trabajar con personalidades reconocidas en el ambiente de la música?

Bueno con los cursos de la universidad UCLA hemos tenido sesiones de grabación, y nuestro profe de mezcla Damon Tedesco, que es ingeniero de grabación de FOX, ha grabado en muchísimas películas; además tuvimos de profe a John Kull, que es el orquestador de A Quiet Place y con ellos dos tuvimos trabajos de orquestación el cual debimos grabar en el estudio East West que es uno de los más importantes de Hollywood, ahí grabó Frank Sinatra, los Beach Boys y creo que también Kiss.

Otro reconocido profesor es Fletcher Beasley que hizo música para muchos capítulos de Scoby Doo y con él he trabajado como asistente.

Lo bueno es que estoy trabajando con gente que vive de hacer música para cine y creo que esa es la meta.

¿Cómo es la vida de un joven que desde muy chico se fue de su casa y ha recorrido bastante?

Sorprendentemente venir a vivir a Villa María me fue fácil, creo que una de las razones fue que era la primera vez que me iba de mi casa y todo era nuevo, sumado a que Villa María es una sociedad muy acogedora, me hice de muchos amigos muy rápido.

En cuanto a Los Ángeles es duro, es una de las ciudades más cosmopolitas y más grandes físicamente; además es muy competitivo y es muy duro vivir allá. Pero creo que vale la pena tener la experiencia de estar allá y aprender de la gente con la que estoy trabajando. He tenido la suerte de hacer buenos amigos, lo cual facilita las cosas.

Finalmente nos comentarías acerca de La entrega del título, fue realizada a distancia verdad.

Mi TFG lo titulé: “La música como una instancia narrativa en el cine de ficción”, y lo presenté el  15 de diciembre de 2016 y al día siguiente me fui para Perú. Estando allá tuve mi ceremonia de graduación vía Skype y el Rector me entregó el diploma por video, fue un gesto y momento muy lindo tanto para mí, como para mi familia.

Página web de Santiago Velarde